domingo, 20 de febrero de 2011

LA ESTRUCTURA DE LA TESIS

LA ESTRUCTURA DE LA TESIS
Un modelo estándar para grados de licenciatura y máster en disciplinas de ciencias de la administración y ciencias sociales



Hilario Wynarczyk
Buenos Aires, mayo del 2003



INTRODUCCIÓN



La finalidad de este documento es entregarles a los alumnos las características generales que deben encuadrar el formato de sus tesis.



Todos estos componentes se encuentran explicados por extenso en “El trabajo de tesis y las técnicas de redacción: Orientaciones para niveles de licenciatura y máster en ciencias de la administración y ciencias sociales”[1].



ESTRUCTURA DE LA TESIS


1- Portada. Consiste en una hoja con los siguientes elementos, que luego veremos en un ejemplo:



- Nombre y logo de la institución.

- El título del trabajo, sin escribir la palabra “título” o “tema”.

- La frase: Tesis presentada para cumplir con los requisitos finales para la obtención del título de [...].

- Autor: su nombre y apellido.

- Tutor: su nombre y apellido precedido por la palabra “Prof.”.

- Lectores: nombres y títulos académicos de los profesores que actuaron como evaluadores de la tesis. Estos datos se colocarán después de aprobada la tesis en la versión final que la institución conservará para su colección, pudiendo estar en una hoja independiente, inmediatamente después de la portada. Se puede agregar la fecha de defensa de la tesis y las firmas de los lectores.

- Fecha. Solamente mes y año.



Dos ejemplos con todos los componentes presentados hasta aquí:





UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES







Los quinteros



El sistema productivo de frutas

a escala familiar en el partido de San Rafael, Provincia de Mendoza, Argentina.



Tesis presentada para cumplir con los requisitos finales para la obtención del título de Máster en Agronegocios y Alimentos



Autor: Esteban Segovia

Tutor: Prof. Enrique Di Maggio



Mayo del 2003



UNIVERSIDAD NACIONAL DE GENERAL SAN MARTÍN








ESCUELA DE ECONOMIA Y NEGOCIOS



La otra economía

Un estudio de redes de trabajo informal

en la industria textil domiciliaria en el Partido de San Martín



Tesis presentada para cumplir con los requisitos finales

para la obtención del título de Licenciado en Economía



Autor: José Pablo Espinoza

Tutor: Prof. Andrés Rodríguez Mattos

Diciembre del 2002





2- Hoja con abstract, currículum vitae, dirección de email y dirección postal común. Consiste en una hoja donde en primer término escribimos, gobernado por el título “Abstract”, un resumen breve de la tesis, que puede consistir en tres párrafos. Este resumen debe comunicarle al lector los propósitos del trabajo, la metodología aplicada (escrita en tiempo pasado) y una idea básica de los principales hallazgos. Se trata de tres asuntos y por ese motivo decimos que una solución práctica consiste en presentarlos en tres párrafos. Algunas instituciones solicitan un segundo abstract en inglés. Además, cuando estos resúmenes van a ser incorporados a archivos en internet, conviene escribir al final de los mismos una lista de tres a cinco o siete palabras temáticas clave para facilitar su ubicación en los buscadores. Luego del abstract escribimos un párrafo, gobernado por la expresión “Currículum Vitae del Autor”, donde en solamente 3 a 5 renglones contamos, en tercera persona y en prosa fluida (no como en un formulario), los datos principales del autor, qué estudió, qué hace. Al final de este c.v. colocamos la dirección de email del autor y la dirección postal común incluyendo el código postal.



3- Epígrafe, dedicatoria. A continuación podemos agregar otra hoja, de inclusión optativa, con un epígrafe (entre comillas, seguido del nombre del autor) o una dedicatoria. Aquí puede haber un agradecimiento, pero es mejor que los agradecimientos sean incluidos en la introducción, al final de la misma.



4- Indice de la tesis, gobernado por alguna de las siguientes expresiones, “índice”, “tabla de contenidos”. El índice debe tener una forma parecida a la del índice de un libro. Si existen títulos que se sitúan en una misma página, y eso se repite durante el desarrollo del índice, el efecto es negativo, porque aparecen demasiadas veces los mismos números de páginas. En esos casos es mejor colocar los títulos principales con los números correspondientes de páginas, y colocar los títulos secundarios a continuación de los títulos principales sin adjudicarles números de páginas. Ejemplo:



Capítulo 1. Título Principal 7

Título secundario. Otro título secundario.

Otro título secundario. Otro título secundario.



Capítulo 2. Título Principal 39

Título secundario. Otro título secundario.

Otro título secundario. Otro título secundario.



5- Lista de tablas y gráficos. Cuando la tesis tiene una cantidad importante de tablas o gráficos, se justifica hacer un índice especial, situado a continuación del índice general, que es el anterior. Con el título: Indice de tablas y gráficos.



6- Lista de abreviaturas, glosarios, definiciones, siglas que habremos de emplear en lugar de los nombres completos de revistas o publicaciones periódicas. Su inclusión en este sitio de la tesis es opcional y dependerá de la existencia de una cantidad de datos suficiente como para justificar su existencia. Discusión: algunos de estos elementos pueden ir al final como uno de los apéndices o anexos, pero en este caso es necesario que en el índice general de la tesis le avisemos al lector de la existencia de estos elementos y en qué página se encuentran.



7- Capítulo 1. Introducción[2]. Aquí es necesario exponerle al lector los siguientes elementos, pero no es necesario seguir exactamente este orden. Cuatro de los elementos no pueden faltar y son los que se encuentran resaltados en negrita.



a) El propósito de la investigación.



b) Las principales hipótesis, si es que han sido planteadas explícitamente ciertas hipótesis. Puede haber investigaciones descriptivas con preguntas de investigación (objetivos de investigación) pero sin hipótesis explícitas.



c) Un breve repaso de los antecedentes escritos sobre el tema de la investigación. Si lo que sabemos es que, precisamente, hay pocos antecedentes sobre el tema, lo decimos. Esta información también se puede encontrar en el capítulo siguiente, que puede estar dedicado a algún tipo de repaso teórico.



d) La metodología. Cómo, cuándo y dónde fue hecha la investigación. Esta explicación se expone usando los verbos en tiempo pasado.



e) Un anticipo muy breve de los principales hallazgos o conclusiones del trabajo. Estos elementos deben aparecer (produciendo cierto nivel de redundancia pero sin repetir las palabras textualmente) en el abstract, en la introducción y en las conclusiones finales.



f) Plan de la obra. Consiste en una presentación muy escueta del contenido de todos los capítulos siguientes. Debe ser redactado en prosa fluida, no como una lista de ítems.



g) Los agradecimientos a las personas y organizaciones que apoyaron la investigación. De carácter optativo.



En la introducción también podemos agregar unas líneas sobre la importancia del trabajo como contribución a un dominio temático.



8- Desarrollo. Cuerpo principal de la tesis constituido por varios capítulos. No poner el título “desarrollo” para gobernar esta parte de la tesis. Cada capítulo debe tener un grado de autonomía propia. Para este fin - del mismo modo que la tesis en su totalidad - cada capítulo debe basarse en el sistema “tríptico” siguiente.



I.- Introducción
Esquema
interno II.- Cuerpo, desarrollo



III.- Conclusiones



Cuando decimos “introducción”, significa que puede haber un punto titulado “introducción” o simplemente algún ítem que de hecho cumpla la función de introducción del capítulo, aunque no se llame “introducción”. Cuando decimos “conclusiones”, con análogo criterio, queremos significar que puede haber un punto titulado “conclusión” o simplemente algún ítem que cumpla la función de conclusión del capítulo. Por este motivo veremos que el capítulo de conclusiones generales de la tesis se va a llamar “Conclusiones finales”.



9- Capítulo Z. Conclusiones finales. En este capítulo exponemos, en pocas páginas, los principales hallazgos y una discusión o reflexiones alrededor del asunto estudiado. Si hemos trabajado planteando hipótesis al principio del trabajo, aquí debemos discutir el tema de si las mismas han sido confirmadas, disconfirmadas o modificadas. En este capítulo también le exponemos al lector la emergencia de nuevos interrogantes o problemas, que nosotros dejaremos sin solución; así otras personas podrán tomar conocimiento de su existencia y plantearlos como preguntas de investigación (o problemas) para sus propias investigaciones. Las tesis que abordan la descripción y el diagnóstico de una organización pueden incluir una propuesta de acción o intervención. En general, las tesis sobre asuntos eminentemente prácticos pueden contener recomendaciones. Pero estas propuestas y recomendaciones deben ser poco extensas.



10- Apéndices, anexos. La filosofía del asunto es que a los apéndices conviene evitarlos, sustituyéndolos por una cantidad moderada de tablas, gráficos, mapas, fotografías, situados en el cuerpo de nuestro texto, ubicando estos materiales cerca de las porciones de la tesis que hacen alusión a los mismos, eligiendo los más útiles, estéticos y simples en su factura. Los instrumentos de recolección de datos (especialmente los cuestionarios de encuestas muy estructurados) pueden ir en apéndices. En apéndices y anexos se puede incluir listas de abreviaturas, glosarios, definiciones, abreviaturas de nombres de revistas o publicaciones periódicas: algunos de estos elementos pueden ir al comienzo, luego del índice. Ya nos hemos referido a esta discusión.



11- Bibliografía. Gobernada con el título “Bibliografía” colocamos la lista del material bibliográfico utilizado, exponiéndola mediante el sistema llamado “de autor-año”, o “sistema Harvard”, siempre ordenada en forma alfabética. Incluimos todo, libros, artículos (publicados en libros, revistas e internet), documentos de fuentes secundarias. Debemos respetar en su exposición las normas técnicas correspondientes.



12- Indices especializados (onomástico, temático). Algunas tesis pueden tener un índice de nombres de personas (onomástico) y de temas (temático). Solamente se justifica en tesis con suficiente complejidad o nivel informativo como para incluir una cantidad considerable de estos elementos; en general - podemos decir - no son necesarios. Estos índices son fáciles de hacer por medio del buscador de la computadora. Para hacerlos, tomar como ejemplos los libros, especialmente de enseñanza, que cuentan con estas secciones.



PRESENTACIÓN DE LA TESIS. ELEMENTOS BÁSICOS


Papel ISO A4.



Letras: Times New Roman 14 (preferentemente), Arial 12, Tahoma 12, Verdana 12.



Interlineado: 1,5.



Después del punto y aparte con el que finaliza cada párrafo: hacer un doble-énter (doble espacio, doble golpe en el tabulador).



Los márgenes deben ser “razonables”, y el margen izquierdo suficiente como para poder encuadernar bien el material. Una recomendación estandarizada indica márgenes superior e inferior: 3 cm., izquierdo: 5 cm., derecho: 2,5 cm.



Planificar bien el sistema de títulos, clasificándolos por niveles, para utilizar una forma de titulación constante (la misma forma para los capítulos, para los ítems principales, para los ítems secundarios, para los ítems terciarios). Los modelos de numeración progresiva (1.1, 1.1.2, 1.1.3.) pueden llegar a ser horribles y confusos cuando exageramos su uso y extensión. El sistema de títulos no debe resultar desde el punto de vista gráfico, un factor caótico para el lector. Por el contrario, necesitamos que funcione como un sistema de señales estandarizado bastante fácil de seguir.



Extensión de la introducción y las conclusiones. La suma de la introducción y las conclusiones deben ocupar entre el 10 y el 20 % del total de páginas del texto (excluyendo en este cálculo las páginas de la bibliografía y los apéndices). Para tesis de más de 100 páginas sugerimos tratar de ubicarse levemente por encima del umbral del 10 %.



Estilo de redacción. Recomendamos ver la sección correspondiente de “El trabajo de tesis y las técnicas de redacción: Orientaciones para niveles de licenciatura y máster en ciencias de la administración y ciencias sociales”



Sistema de referencias bibliográficas dentro del texto. Emplear el sistema de “autor-año”, también llamado “Sistema Harvard”. Preferentemente con las referencias entre paréntesis dentro del cuerpo del texto. Más adelante en este mismo documento explicamos el manejo de las citas con este sistema.



¡Muy importante! Las tesis deben presentar la mayor cantidad posible de referencias bibliográficas dentro del texto, expuestas a medida que vamos escribiendo nuestros argumentos. Esta exigencia es especialmente importante en dos situaciones: (a) las “tesis bibliográficas” que se basan en integración de lecturas; (b) los capítulos basados en integración de lecturas dentro de tesis con datos obtenidos mediante trabajo de campo.



Gráficos y tablas: Ya recomendamos utilizar la menor cantidad posible, preferentemente en el interior del texto, en zonas próximas a las frases con las que se vinculan. Cada gráfico o tabla debe hallarse acompañado de dos elementos: Primero, un título propio. Los títulos pueden ir precedidos de expresiones como: “Tabla 1. Y su nombre”, “Cuadro 1. Y su nombre”. “Fig. Y su nombre”. Segundo, una aclaración al pie, de la “Fuente” si el material fue copiado entero, o la expresión “Elaboración propia sobre la base de...”, si el material fue construido partiendo de informaciones ajenas.



Notas al pie. Las notas al pie, siempre numeradas, las debemos utilizar para aclaraciones, extensiones, comentarios, que si van dentro del cuerpo del texto quiebran la línea del discurso. Por ejemplo: Ver tal o cual trabajo; confronte tal o cual trabajo. En estos casos se utiliza las abreviaturas V. y Cfr. También: Vid. Debemos tener una sola y única secuencia numérica para todas las notas al pie a lo largo de la tesis completa. No empezar de nuevo en cada capítulo.



CÓMO MANEJAR LAS CITAS DIRECTAS E INDIRECTAS CON EL SISTEMA DE AUTOR-AÑO O SISTEMA HARVARD



Cita directa o textual de hasta tres renglones de extensión. Cuando hacemos una cita de hasta tres renglones de extensión, incluimos en el cuerpo de nuestro propio texto la porción citada, entre comillas. Luego de la cita escribimos entre paréntesis la fuente. Ejemplo:



Las pautas de acción institucionalizadas “constituyen un elemento en la definición de las orientaciones de meta” (Parsons 1951: 70), pero además, definen la manera en que se pueden perseguir estas metas, fijando ciertos límites a las selección de los procedimientos o medios que podemos aplicar.



Al final de la tesis en nuestra bibliografía escribimos el dato bibliográfico completo, en la siguiente forma[3]:



PARSONS Talcott. 1966. El sistema social. Madrid: Revista de Occidente.



Cita directa o textual de más de tres renglones de extensión. Cuando la cita es de más de tres renglones de extensión, ponemos dos puntos, hacemos doble-énter y la escribimos aparte, en letras más pequeñas, en bastardilla y en caja chica (márgenes menores). En este caso podemos obviar el uso de las comillas. Luego de la cita escribimos entre paréntesis la fuente, siguiendo el sistema de autor-año. Ejemplo:



Los cursos doctorales fueron pensados básicamente para una dedicación de tiempo completo a la producción de la tesis por más de un año. Frente al estudiante que trabaja y dispone de recursos insuficientes es válida la siguiente respuesta:



También puede existir una buena tesis de seis meses. Los requisitos de la tesis de seis meses son: (1) el tema tiene que estar delimitado; (2) el tema, a ser posible, será contemporáneo, para no tener que ir a buscar una bibliografía que se remonte hasta los griegos; o bien tiene que ser un tema marginal sobre el que se haya escrito poquísimo; (3) los documentos de todo tipo tienen que estar disponibles en una zona restringida y serán de fácil consulta (Eco, 1991: 40).



La posición de Eco requiere un cambio de estrategia consistente en buscar un problema más económico. Podemos extraer enseñanzas de esta idea para nosotros también.



Lo que aparece entre paréntesis indica que la cita fue tomada de la página 40 del libro de Eco editado en 1991. Al final en nuestra Bibliografía debe figurar la referencia correspondiente:



ECO Umberto. 1991. Cómo se hace una tesis. Técnicas de investigación, estudio y escritura. Barcelona: Gedisa.



Cita indirecta o paráfrasis. Cuando escribimos basándonos en conocimientos adquiridos de otros autores, cuando comentamos ideas ajenas, cuando resumimos ideas de otro autor, cuando las reproducimos de algún modo con nuestras propias palabras, lo que estamos haciendo es exponer un tipo de cita latente, denominada cita indirecta, cita ideológica o paráfrasis. En numerosas ocasiones aplicamos este recurso para apoyarnos en la autoridad de otro autor o para dar a notar que lo que decimos se corrobora con sustentaciones anteriores. Esta práctica es muy importante cuando estamos escribiendo una revisión de conceptos de varios autores para explicar la situación actual de un campo del conocimiento. En todos estos casos debemos mencionar, a medida que desarrollamos nuestro texto, las fuentes en las que nos estamos basando. Podemos hacerlo con tres niveles de precisión, dependiendo de la necesidad del caso. Ejemplos: (Eco 1991); (Eco 1991: 39-41); (Eco 1991: 41). A lo largo de los tres ejemplos, el nivel de precisión va subiendo. Veamos un ejemplo de paráfrasis:



El concepto de cursos doctorales proyectados para estudiantes que, a lo largo de un año o más, podrían dedicarse todo el tiempo a escribir la tesis, limita las chances a los estudiantes que trabajan o tienen familia. Sin embargo las universidades podrían pensar estrategias para estos casos (Eco 1991: 39-41).



Los datos entre paréntesis le indican al lector que expresamos un pensamiento fundamentado en las páginas 39 a 41 del libro de Eco editado en 1991. Eco sostiene ese pensamiento, nosotros lo aprendemos y lo exponemos a nuestra manera. Al final en nuestra Bibliografía escribimos el dato correspondiente:



ECO Umberto. 1991. Cómo se hace una tesis. Técnicas de investigación, estudio y escritura. Barcelona: Gedisa.



Uso de ídem. Cuando hemos mencionado un autor-año, y vamos a mencionarlo de nuevo a pocos renglones de distancia, podemos reemplazar ese dato mediante la expresión “ídem”. Por ejemplo, si recién hemos escrito (Eco 1991: 23), ahora podemos escribir (Idem: 31). La expresión puede ser abreviada: (Id.: 31). No debemos usar esta técnica si entre la mención anterior y la mención actual hay demasiada distancia o figuran menciones de otros autores, porque el lector se va a confundir tratando de encontrar a quién y a qué nos estamos refiriendo.



Uso de ibídem. Cuando hemos hecho mención de un autor, año y página, y queremos - pocos renglones después - mencionar de nuevo ese mismo autor, año y página, usamos la expresión “ibídem”. Por ejemplo, recién hemos escrito (Eco 1991: 47) y ahora queremos referirnos a ese mismo lugar de su libro, entonces escribimos solamente (Ibídem). La expresión puede ser abreviada en la forma (Ibid.). Otra vez, recordamos, no debemos usar esta técnica si entre la mención anterior y la mención actual hay demasiada distancia o figuran menciones de otros autores, porque el lector se va a confundir tratando de descifrar a qué nos estamos refiriendo. --

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada